VISOR NAYARITA : EL ACTUAR LEGISLATIVO LOCAL

Por: Lic. Francisco Pérez Gómez

10 / Abril / 2017

¿Cual es la verdadera función de un diputado local?, la pregunta viene al caso porque en el presente año se renovará el Congreso local en nuestra entidad, al parecer gran parte de la sociedad desconoce la verdadera función de un diputado local o tiene una opinión distorsionada acerca de la tarea que desempeñan los legisladores locales a quien por lo general se les aprecia como gestores o como facilitadores de apoyos con la idea errónea de que es su obligación, por ser representantes populares.

La Constitución Política de nuestro estado establece que los Diputados locales son representantes del pueblo, en consecuencia, no son como muchos creen representantes de los ciudadanos de sus distritos para efectos de gestoría, aunque hayan sido electos por los votantes de sus demarcaciones territoriales. Importante está precisión conceptual, porque en esta confusión de términos empiezan las desilusiones y los problemas, y es, en este contexto, que organizaciones y ciudadanos suelen exigir el diputado apoyos de diversa índole, prestación de servicios públicos y su gestión en diversos asuntos, caso contrario se suele decir que los diputados no sirven y no hacen nada por su distrito, aunque su quehacer legislativo sea positivo y eficiente.

Lo que se le puede exigir a un diputado local, es el debido cumplimiento de las funciones que la constitución y demás ordenamientos le señalen. Sus facultades se pueden resumir en dos: 1.-Expedir y actualizar las leyes, en este sentido podrán proponer iniciativas tomando en cuenta para tales casos la opinión de todos los que deseen participar y, 2.- Contribuir a la correcta orientación de la administración pública por las vías de la discusión y aprobación del presupuesto y la verdadera rendición de cuentas. Aquí radica la importancia de su quehacer parlamentario, donde deben enfocar toda su energía en pro del bien común. Luego pues, su función es principalmente legislativa, la labor de gestoría pueden realizarla como complemento a su labor legislativa, pero ésta no se encuentra considerada dentro de su agenda normal de trabajo, porque no son sus funciones y carecen de facultad para ello, mucho menos el otorgamiento de dádivas y apoyos, que al no ser otorgados sirven de pretexto para tacharlos de ineficientes.

El tema ha sido tratado en infinidad de ocasiones, pero desafortunadamente persiste en el grueso de la población la idea errónea de que un buen diputado es aquel que realiza un mayor número de gestorías y el que otorga y da para medicinas, útiles escolares, transporte, para las posadas etc., sin tomar en cuenta su récord legislativo. Bajo nuestra óptica es puntual y oportuno recordar la verdadera función de nuestros legisladores, para poder, entonces sí, solicitarles rindan buenas cuentas.

La ciudadanía puede exigir al Congreso que en su diversidad partidaria se analicen los temas y demandas más sentidas de la población para la generación de mejores leyes, de la misma forma la modificación de las existentes para el mejoramiento y bienestar de los Nayaritas, en el entendido de que leyes en demasía pueden no ser provechosas pero si el sano cumplimiento de las existentes. Al tiempo.

Esperemos y comentaremos..frago2009@homail.com