Quebrado y en venta el Ingenio Azucarero de Puga S.A de C.V

CRÓNICA DE UNA QUIEBRA ANUNCIADA.
Este miércoles trascendió que, finalmente, la tenedora del I., que dirige Oscar Garcíaarce Muñiz con el apoyo de su hijo Oscar Garciarce Wriedt, presentó este pasado lunes la solicitud de concurso mercantil ante el Juzgado Segundo de Distrito con sede en Tepic.
Trascendió también que la empresa argumenta la quiebra con adeudos por 4 mil millones de pesos que involucran a proveedores, cañeros, trabajadores, el Servicio de Administración Tributaria, el IMSS y el Infonavit.
Sin duda, de confirmarse, se trataría de una pésima noticia que afecta a miles de productores de caña de azúcar, trabajadores, cortadores y sus familias en Nayarit, amén de proveedores de esta que fue considerada en su momento la empresa agroindustrial más importante en el estado, junto con el ingenio Azucarero El Molino.
A continúan una reseña de los orígenes del Ingenio Azucarero de Puga, tomada de la misma página oficial de la empresa:
El Ingenio de Puga S.A. de C.V. está ubicado en el poblado de Francisco I. Madero, municipio de Tepic en el estado de Nayarit; inició sus actividades como trapiche en el año 1620 siendo su fundador Don Félix Velázquez de Puga de quién deriva su nombre.
En el año de 1846 fue adquirido por Don José María Castellanos de Llano, Casa hacienda quién construyo lo que hoy se conoce como «Casa Hacienda»; pero fue hasta 1906 con la adquisición de equipo y maquinaria holandesa que se constituyó en un Ingenio importante por su producción de azúcar.
Posteriormente el Ingenio perteneció a Don Juan Aguirre quién lo vendió en 1940 a Don Manuel Suárez y en 1978 pasó a constituir parte del sector oficial a través de la paraestatal Azúcar S.A.
Hasta la década de los 70’s el Ingenio de Puga era considerado como una industria pequeña que producía un promedio de 35,000 Toneladas de Azúcar con una molienda del orden de las 400,000 Toneladas de Caña por zafra.
La década de los 80’s registra los esfuerzos por la administración del gobierno federal para elevar la producción de la empresa, incrementando los rendimientos del campo; aunque no sucedió así con la eficiencia general de la fabrica.
A partir de 1988 año en que fue adquirido por CONSORCIO AGA su actual propietario el Ingenio de Puga S.A. de C.V., atreves de un programa de desarrollo sustentado es uno de los ingenios con mayor rendimiento en México. Las modificaciones realizadas a su planta industrial en los últimos años incrementaron sustancialmente su capacidad de procesamiento, estableciéndose con esto las condiciones del campo y el desarrollo general de la empresa.
En los datos de producción registrados en los últimos 10 años se manifiestan los importantes esfuerzos para elevar la producción y eficiencia de la empresa en su conjunto, merced a inversiones de gran envergadura como la puesta en marcha de eficientes controles operativos y el uso de nuevas técnicas y tecnologías que han permitido el incremento de los parámetros trazados como la reciente puesta en marcha de una refinería con tecnología de punta durante el año 2000, que ha venido a elevar la calidad de nuestro producto.
La refinería inicio sus operaciones en el mes de enero del 2000, con buenas expectativas de producción y calidad, con lo cuál podemos satisfacer las exigencias actuales del mercado nacional e internacional.
Hasta aquí la reseña oficial del ingenio azucarero de Puga, una empresa que prometía mucho pero terminó ahogada por sus propias deudas, arrastrando con ello a miles de nayaritas cuyo futuro ahora es incierto y quienes pasaran una Navidad y fin de año en medio de la incertidumbre.
Recuerdo que en cierta ocasión el entonces gobernador Rigoberto Ochoa Zaragoza, en una de las conferencias que periódicamente ofrecía en Casa de Gobierno, con actitud del líder cetemista que fue, nos comentó: “México es un país de empresas quebradas pero con dueños ricos que viven en residencias, viajan a Europa regularmente y cambian de vehículos cada año”.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *