Search

Los contratistas del «cartel de la gente» a investigación

Todo parece indicar que con el encarcelamiento de Roy Rubio, dicho personaje en el pasado  sexenio fue el encargado del OSF este sujeto oscuro y temido por los constructores Nayaritas ya que;  junto con el narco  Veytia se dedicaron a fabricar observaciones en los trabajos de las obras realizadas por constructores que no eran afines a sus gentes y proyectos, para así poder obtener sanciones economía fresca y constante, por eso los constructores Nayaritas aplauden estas acciones de las autoridades en turno, ya que esto es hacerle  justicia al Estado y a su gente de bien.

Seguramente  continuaran estas acciones o investigaciones con los que se apoderaron de la obra Publica en el pasado sexenio al cual se le llamo tristemente el «CARTEL DE LA GENTE», esa legión de bandidos lambe huevos de Roberto Sandoval que también se hicieron llamar la «HERMANDAD», estos son puros pillos sebados  que con sus empresas se dedicaron a saquear al Pueblo de Nayarit hoy estos se dicen MORENISTAS para esconder el cuero según ellos, eso es no tener Madre,  Señor Gobernador el Pueblo de Nayarit le aplaude estos hechos y le pide hacerle justicia.

Sandoval formó su gabinete, y en éste sólo repitieron dos de sus principales colaboradores municipales: Édgar Veytia, que al tiempo se convirtió en fiscal estatal y hace unos días fue detenido en Estados Unidos acusado de producir y distribuir droga en su territorio, y Gianni Ramírez, Secretario de Obras Públicas. Ésta es una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad (MCCI) sobre cómo el segundo personaje se hizo de contratos durante su administración.

Gianni entró el 19 de septiembre de 2011. Tres semanas más tarde lo hicieron Juan Ignacio Ávila Ruiz, como su subsecretario de Obras Públicas, y Fred Alberto Bernal Aguirre, como su director de Infraestructura Urbana y Vial. Al poco tiempo, y junto con Luis Arciniega Alvarado, a quien se le conoce como “El Yogui”, conformarían el primer núcleo de una red de contrataciones de obra pública entre ex socios y hermanos.

El grupo utilizó sus cargos para asignar al menos 15 contratos a empresas fundadas por ellos mismos, por sus socios, por sus hermanos y por sus cuñados. Los fallos suman, al menos, 121 millones 820 mil pesos.

El método fue el siguiente: ellos mismos fundaban las empresas, ellos mismos concursaban, ellos mismos decidían, ellos mismos se quedaban con el presupuesto público. Los contratos que beneficiaban a las empresas que fundaron los firmaban ellos con su puño y letra, y en otras ocasiones lo hacían otros funcionarios que han integrado esta hermandad.

Así fue como se formó en Nayarit una especie de fraternidad de servidores públicos donde sus filias fueron más allá de lo laboral, y cuyo grado de cercanía quedó registrada en fotografías durante un baño grupal en el río Jordán, en Israel. Fue un bautismo de grupo realizado en 2009, según fuentes consultadas para este reportaje. Se trató de dejar en claro su amistad y religiosidad en un solo acto.

Hoy en la actualidad continúa ese fenómeno de las hermandades en los Municipios y en el Gobierno Estatal.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *