Search

LAS CONSECUENCIAS RADIACTIVAS DE UNA HIPOTETICA GUERRA NUCLEAR ENTRE COREA Y EEUU

Paul N. Edwards, perteneciente a la Universidad de Stanford, historiador especializado en ciencia y tecnología describe los efectos de una guerra nuclear sobre la Tierra y los seres humanos.

Las consecuencias de un enfrentamiento entre el país asiático y EU no solo dejarían millones de muertes, también repercusiones en el medio ambiente, hambrunas y epidemias

Creo que estamos más cerca de una guerra nuclear de lo que hemos estado desde principios de los años sesenta. En el caso de Corea del Norte, tanto Kim Jong-un como el presidente Trump son agresores inclinados a escalar enfrentamientos. El presidente Trump carece de control de los impulsos, y hay muy pocos controles sobre su capacidad para iniciar un ataque nuclear.

En su opinión, Corea del Norte seguramente “perdería” una guerra nuclear con Estados Unidos.

Muchos millones morirían, incluso cientos de miles de estadunidenses que viven actualmente en Corea del Sur y Japón (probables objetivos de Corea del Norte). Así, agregó que no sólo esa región quedaría con un “sufrimiento horrible entre los supervivientes”; también se enfrentaría inmediatamente a hambrunas y epidemias. “Las consecuencias radiactivas de tal guerra se extenderían por todo el mundo, incluso a Estados Unidos”, asegura.

Respecto a las antiguas superpotencias, opina que una guerra entre Estados Unidos y Rusia parece improbable, pero si ocurriera, podrían lanzarse cientos o incluso miles de armas nucleares. Las consecuencias climáticas serían catastróficas: las temperaturas medias globales caerían hasta 7 grados centígrados varios años, que son las temperaturas vistas por última vez durante las grandes eras glaciales.

“Mientras tanto, el humo y el polvo que circulan en la estratosfera oscurecerían la atmósfera lo suficiente como para inhibir la fotosíntesis, causando cosechas desastrosas, hambruna generalizada y masiva interrupción ecológica”, dijo. El efecto sería similar al del meteorito gigante que se creía responsable de la extinción de los dinosaurios. “Esta vez, seríamos los dinosaurios”, advierte.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *