Search

FUERTES LLUVIAS INUNDAN LA CIUDAD Y DERRUMBAN ÁRBOLES

Por: MARIO LUNA

Tal pareciera que las lluvias que se registran en la capital nayarita, causan pavor entre la población, desde que el cielo se pone nublado y empiezan los aires de lluvia a sentirse, porque el “padre nuestro” en las bocas de la gente es lo primero que se escucha y aún más en aquellas colonias de pobreza o áreas marginadas que tiene la propia ciudad capital.

Y es que saben que cualquier lluvia, por menor intensidad que tenga, es para que toda la ciudad se inunde, indudablemente por los exitosos y magníficos trabajos en la ejecución de obras que se han realizado, en donde las colonias de Tepic, las convierten en albercas olímpicas, con la apatía y valemadrismo de nuestras autoridades de los tres niveles de gobierno.

Una sola “miada” y las principales arterias viales de la ciudad, quedan intransitables porque quedan bajo las aguas de las lluvias, de ahí que se requiere de una verdadera planeación en la ejecución de obras y que den soluciones a estos problemas.

Por ello, ahora no solo la gente se cuida y reza porque las inundaciones en sus colonias no afecten su patrimonio, sino que también se deben de cuidar y rezar de que ningún árbol les caiga encima, ya que algunos por el descuido de las autoridades y otras por la intervención metiche e irresponsable de algunas organizaciones civiles, no permiten que poden o retiren árboles viejos que solo son un verdadero peligro para la ciudadanía, por lo que con vientos aligerados, también sus raíces resienten y caen.

En estas lluvias del jueves, en la colonia Hermosa Provincia, precisamente a la entrada principal del recinto ferial que es la avenida Rey Nayar e Israel, los vientos que se registraron durante el desarrollo de la lluvia hizo que se cayera totalmente un árbol que impidió el tránsito vehicular porque atravesó toda la calle, por lo que se hizo necesario que se presentaran elementos de la Comisión Federal de Electricidad para que cortaran dicho árbol y así dejar fluir el paso.

Es indudablemente un toque de queda, al estilo militar, cuando llueve y así lo entiende la gente, que no debe salir de sus casas por más necesidad y urgencia que tengan, al menos que tengan una panga, una lancha, un cayac, o balsa, para poder transitar durante la lluvia.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *